noticia

17 Dec 2018

INMOBILIARIA, MALLORCA,

Palma de Mallorca, un lugar de ensueño

Palma de Mallorca es la ciudad europea con la calidad de vida más alta. Varias son las razones que han llevado a esta situación y que no hacen más que confirmar las bondades de vivir en esta isla mediterránea. Puede que sea su larga historia, sus gentes o clima sin par, pero la isla ha logrado conquistar los corazones de buena parte del Viejo Mundo. ¿Qué razones la hacen merecedora de tal calificación? 

Una ciudad  abierta al mundo

La ciudad cuenta con un gran espíritu cosmopolita y en sus terrazas podemos encontrarnos a gentes de medio mundo, todo gracias al Mediterráneo. Habitantes del sur y el norte de Europa se mezclan en barrios tan emblemáticos como el de Santa Catalina, cerca del puerto; en sus calles cafeterías de estilo europeo conviven con panaderías tradicionales y los bares de toda la vida. Sin duda, un lugar para empaparse de la potente cultura europea.

Además, cuenta con un casco antiguo muy bien conservado, donde es posible pasear por calles medievales a los pies de edificios monumentales. La Catedral, el Palacio Episcopal o la Lonja son algunos lugares que el turista debe visitar al menos una vez en la vida.

Un clima casi perfecto

El Mediterráneo asegura en casi toda la isla unas temperaturas suaves y un clima templado con unos atractivos 16 ºC de media anual. Sin embargo, tendremos que lidiar con una cierta humedad en los primeros meses del año, pero el invierno mallorquín no es más que un pequeño paréntesis necesario para que la vida siga su curso. Desde abril hasta bien entrado noviembre las temperaturas son tan agradables como para disfrutar del mar y de una buena terraza.

Con tales condiciones no es de extrañar que tantos y tantos europeos del norte elijan esta ciudad para veranear o para disfrutar de una casi paradisíaca jubilación.

La gastronomía

La mallorquina es una gastronomía que nos ofrece lo mejor del mar y la tierra. Millones de españoles y europeos la paladean cada año y, sin duda, ha servido para coronar a esta ciudad. Algunas recetas no solo resultan suculentas, sino que hunden sus raíces en la historia y carácter de la isla, como es el caso del frito mallorquín. También la sobrasada es un gran reclamo y la carne negra de sus cerdos. Pero para rematar una buena comida o desayunar, nada como una ensaimada artesana.

Una isla para vivir y disfrutar de la cultura y gastronomía

Palma de Mallorca se ha ganado a pulso el ser la mejor ciudad para vivir de toda Europa. Su clima, sus tradiciones, sus gentes, buenas comunicaciones, cultura y apertura a todos aquellos que busquen vivir en ella ha conseguido tal logro. Sin duda, pocos lugares de la Tierra logran rivalizar con sus características únicas.

¿QUIERES COMPARTIR ESTA NOTICIA?